Cirugia laser en Merida

cirugía laser en meridaCada día nos levantamos y lo primero que hacemos al despertar es abrir los ojos, en ese momento tenemos un contacto con el mundo exterior, observamos nuestra habitación, tomamos una ducha y, después de eso, el desayuno…pasan los minutos y directo al trabajo, transcurre el día como de costumbre para después de un arduo día de trabajo llegar a casa, convivir con la familia, cerrar los ojos y así un día más ha terminado.

Esto es muy sencillo cuando podemos ver las cosas con claridad, sin embargo, hay muchas personas que al momento de levantarse lo primero que hacen para poder ver, es colocarse los anteojos en la cara, de hecho, muchos somos dependientes totales a los lentes y no podemos hacer ninguna acción si no los tenemos puestos, por ejemplo , algunas mujeres no pueden maquillarse porque no pueden ver con claridad los detalles de su rostro sin anteojos, inclusive peinarse o escoger qué ropa van a utilizar en el día a día.

Asimismo, en el trabajo es indispensable tener una buena visión porque un error podría costarnos el empleo. Estos son casos extremos, sin embargo, hay gente que no es totalmente dependiente de los anteojos, es decir, solo los usan para hacer deporte, en algunos momentos en el trabajo o en otras situaciones específicas.

Si hablamos de una solución definitiva a estos problemas tenemos que decir que la cirugía láser en Mérida, ya lleva muchos años y en IECO “Instituto de Enfermedades y cirugía ocular”, somos los pioneros y cientos de pacientes nos respaldan con excelentes resultados.

Sí quiero dejar de usar anteojos me puedo acercar a mi especialista de confianza y preguntar sobre las opciones que más me convengan, desgraciadamente, no todos son candidatos para cirugía láser en Mérida, ya que hay que cumplir con ciertos requisitos, entre ellos:

• La edad mínima recomendable es de 21 años y la máxima antes de los 40 años.

• Tener estabilidad en las graduaciones previas, es decir, que no se hayan manifestado cambios de graduación en los últimos lentes por el transcurso mínimo de 12 meses, posterior a esto, se deben de hacer una serie de estudios entre los que se encuentra una topografía corneal, la cual, es muy importante y de preferencia debe de ser valorado por un corneólogo, que es el especialista en cornea y cirugía refractiva con láser. Este estudio nos sirve para poder valorar la superficie de la córnea, las elevaciones y el grosor corneal. Si todos los parámetros se encuentran entre los rangos de la normalidad y la graduación es estable, lo más probable es que el paciente sea candidato para una cirugía refractiva con láser.

Posterior al estudio, se realiza una medición de la graduación para tener actualizado ese dato, esto se hace también con el efecto de una gota que hace que las mediciones sean más exactas. Esta gota también tiene la acción de dilatar la pupila, esto nos sirve a nosotros para hacer una revisión exhaustiva del fondo de ojo, buscando intencionalmente lesiones en la retina como pueden ser: agujeros, desgarros o desprendimientos de retina asintomáticos.

Después de haber hecho la exploración oftalmológica completa: la refracción con y sin ciclopejía y la revisión de fondo de ojo, se puede dictaminar sí se es o no un candidato para la corrección de la graduación con láser.

Ahora es tiempo de decidir qué técnica es la más conveniente para nosotros, contamos con dos procedimientos:

• LASIK convencional y PRK (Queratectomía fotorrefractiva)

La primera es la más usada, ya que la recuperación en muy rápida, pues tarda aproximadamente 24 horas. Es una cirugía que no duele, ya que se coloca un anestésico en gotas. El procedimiento consiste en mantener los ojos abiertos, se realiza un pequeño corte para poder aplicar el tratamiento con láser, posteriormente se recoloca la parte separada y la cicatrización del epitelio o piel de la córnea sella este defecto y la visión mejora.

La segunda técnica llamada PRK por sus siglas en inglés, es una técnica muy segura, no hay cortes y consiste en retirar la piel superficial de la córnea para posteriormente aplicar el tratamiento con láser y colocar un lente de contacto a manera de escudo para favorecer la cicatrización y que no tengamos dolor, la visión es de igual calidad que la obtenida con la técnica de LASIK convencional, solamente que la peculiaridad de esta es que no se puede usar en corrección de graduaciones muy altas, debido a que corre el riesgo de haber una opacidad al cicatrizar, sin embargo, caída día son más los pacientes que operamos con esta técnica, gracias a los avances en el uso de medicamentos que ayudan a una mejor cicatrización.

En lo personal, yo siempre prefiero realizar la técnica de PRK porque es menos invasiva y aunque se tarda unos días más en recuperar la visión, es la más segura de las dos.

Posteriormente a la cirugía, los cuidados más importantes son: guardar reposos relativo por 24 horas, la colocación de gotas desinflamatorias, antibióticos y lubricantes son obligatorias, al igual que la protección solar.

Después de una cirugía láser en Mérida, las revisiones deben de ser a la semana, a las tres semanas, a los tres y seis meses y después, cada año.

En general, la gran mayoría de los pacientes pueden ser candidatos a cirugía refractiva con láser, sin embargo, cuando algún parámetro no es normal en la topografía (la graduación es muy alta), o estamos fuera del rango de edad recomendable, existen diferentes técnicas que pueden ser más beneficiosas.

Recuerda que en IECO “Instituto de Enfermedades y Cirugía Ocular”, podemos orientarte sobre lo que más te conviene… ¡Te esperamos!