Cirugías
Descripción

de Cirugías

ojos

Las cirugías de párpados que con más frecuencia realizamos son las siguientes:

  • Entropión (Desviación del párpado hacia adentro). Afecta con más frecuencia el párpado inferior y que puede clasificarse en espástico y cicatricial. Existen otros defectos llamados Distiquiasis, que es la elevación de las pestañas hacia adentro, de tal manera que se frotan con las córneas (complicación del entropión), aunque en ocasiones se da aisladamente por mala implantación de las pestañas. El tratamiento quirúrgico consiste en la reconstrucción estética y funcional del párpado, con la finalidad de que el borde libre del mismo haga contacto normal con el globo ocular, y que las pestañas se sitúen en la posición adecuada.
  • Ectropión (Versión hacia afuera del parpado inferior). Es un signo frecuente en personas de la tercera edad, que puede deberse a la relajación del músculo orbicular del párpado, ya sea como parte del proceso senil o de una parálisis del séptimo par. Entre los síntomas se encuentra el lagrimeo e irritación ocular, y puede acompañarse de queratitis por exposición (hipertrofia y queratinización). La finalidad del tratamiento quirúrgico es devolverle la estética y funcionalidad al párpado, y por consiguiente al globo ocular involucrado.
  • Dermatochalasis. Es la pérdida de elasticidad de la piel, de manera que un pliegue cutáneo cubre la porción ocular o tarsal del párpado. Este trastorno se presenta de manera común en personas de la tercera edad. Su tratamiento es quirúrgico por motivos estéticos principalmente, aunque en ocasiones es tan grande el pliegue, que se hace con fines funcionales, ya que disminuye significativamente parte de los campos visuales de ambos ojos.
  • Blefarochalasis. Es un trastorno raro, causado por ataques recurrentes de edemas, las cuales dan origen a una piel palpebral, delgada, arrugada y redundante. Los cambios tróficos de todos los tejidos del párpado con frecuencia producen ptosis. Su tratamiento por lo general es con fines estéticos y funcionales.
  • Blefaroptosis. Es la hipofunción del sistema de apertura palpebral (la caída del párpado superior); su consecuencia es una disminución de la agudeza visual por la oclusión parcial o total del área pupilar. Esta patología puede ser unilateral o bilateral. Es importante diagnosticar e identificar el tipo de ptosis como guía fundamental para el tratamiento. La Blefaroptosis puede ser de origen congénito, mecánico, traumático, miógeno o neurógeno, y su tratamiento básicamente es quirúrgico.
  • Heridas Palpebrales. Son lesiones causadas en forma diversa sobre la estructura e integridad de los párpados (debido a contacto con vidrio, metal, objetos punzocortantes de diversa índole, etc.), que conllevan a la pérdida de solución de continuidad y de estética. Estas lesiones pueden  incluir a los canalículos lagrimales. Se requiere frecuentemente cirugía estética y reconstructiva.

Es una neoformación conjuntiva benigna vascularizada de forma triangular con vértice hacia la córnea; es de orientación horizontal y situación interna (nasal) respecto a la córnea aunque a veces es bilateral. La etiología es desconocida pero incide predominantemente en personas expuestas a la intemperie en ambientes soleados con viento y polvo. Su distribución geográfica comprende principalmente la franja situada entre los 30 º latitud Norte y los 30 º latitud sur.

Puede ser bilateral y no simétrica, se adhiere fuertemente a la córnea y progresa lentamente hacia el centro de la misma, si su crecimiento llega hasta el borde pupilar debe efectuarse la extirpación quirúrgica. Existen muchas técnicas quirúrgicas reportadas. Es una cirugía ambulatoria el tiempo quirúrgico promedio es de 30 minutos, se utiliza anestesia subconjuntival y tópica, no es molesta su exérecis. En postoperatorio se utiliza colirios antiinflamatorios y es  muy recomendable que estas personas utilicen lentes que los protejan del sol con filtro UV de 400 % de ser posible.

El Chalazión resulta del bloqueo de las glándulas de Meibomio, que se encuentran profundas en el espesor del párpado; estos quistes se originan probablemente por bloqueos de los orificios de excreción de las glándulas o por acodamiento o bloqueo inflamatorio de sus conductos. En ocasiones son lo suficientemente grandes que ocasionan defectos astigmáticos y alteraciones en la estética palpebral, si la resolución del problema en forma espontánea o médica no se lleva a cabo, tendrá que ser quirúrgico como lo es en la gran mayoría de los casos.

Desde el punto de vista anatomopátologico, existe proliferación del endotelio acinar y respuesta inflamatoria granulomatosa. El legrado del quiste de Chalazión se efectúa bajo anestesia tópica y local por lo tanto no debe haber molestias sobre la cirugía, la duración de esta es de 10 a 15 minutos, se utilizan pinzas especiales y no se requiere de otros cuidados ni suturas. El paciente no tendrás cicatrices palpebrales visibles, puesto que esta pequeña cirugía se realiza en la parte posterior del párpado.

La Trabeculectomía es una cirugía filtrante utilizada con mucho éxito con el fin de reducir a cifras normales la presión intraocular elevada. Se efectúa por lo general en pacientes que presentan diagnóstico de glaucoma de ángulo abierto, patología que se caracteriza por tener una limitación para la excreción de humor acuoso con el consiguiente aumento de las cifras tensionales intraoculares y que va a dar por resultado, daño irreversible de las fibras nerviosas de la retina y nervios ópticos.

El objetivo final del tratamiento consiste en establecer una ampolla de filtración subconjuntival sobre una fistula esclerocorneal, que actúa a modo de desviación del flujo de humor acuoso por las clásicas vías trabeculares de circulación que se encuentran ahora obstruidas. La Trabeculectomía sirve para controlar el padecimiento.

La Trabeculectomía se efectúa con anestesia paraocular, es una microcirugía ambulatoria en la cual se utiliza instrumental quirúrgico preciso y microscopios de altos poderes. El tiempo estimado de la cirugía es de 30 minutos, no tiene prácticamente restricciones postoperatorias, el paciente efectuará reposo relativo, aplicación de colirios específicos y dieta normal, y si pudiera reposo relativo de 10 días aproximadamente después de la intervención.

Uno de los padecimientos más temidos es el de desprendimiento de retina, esto debido a los resultados impredecibles del resultado visual, a pesar de haber realizado una técnica quirúrgica depurada. Cuando el desprendimiento es parcial y no compromete la región central, el pronóstico es mejor; también juega un papel muy importante el tiempo de evolución del padecimiento. La cirugía puede ser intra o extra ocular. Lo importante es realizar un diagnóstico adecuado, y la rehabilitación es más lenta que en otro tipo de cirugía.

 

La Vitrectomía es un procedimiento quirúrgico que consiste en remover el vítreo, que es una estructura transparente, de consistencia gelatinosa que ocupa el interior del ojo. El vítreo debería mantenerse translúcido para conservar la visión, pues cuando este se torna opaco por una enfermedad (diabetes, trauma, procesos inflamatorios o infecciosos) interfiere con la visión, siendo necesario realizar la Vitrectomía. Para el procedimiento se utiliza un equipo muy sofisticado. Consiste en un instrumento muy delgado, del tamaño de una aguja, que tiene en su interior un sistema automático de corte y otro de aspiración permitiéndonos realizar la cirugía por orificios de 1.5 mm de diámetro. La cirugía se realiza, la mayor parte de las veces, con anestesia local en forma ambulatoria. Además cuenta con sistema de apoyo como láser intraocular para los casos de lesión en retina. Los pacientes diabéticos que han sufrido hemorragias son los más beneficiados con esta técnica. La indicación es para aquellos pacientes en los cuales, a pesar del tratamiento médico, no se recupera la transparencia de los medios.

Como su nombre lo dice, consiste en cambiar una córnea opaca (lente transparente del ojo, localizado en la parte anterior y sería el equivalente a la mica de un reloj) por una córnea transparente obtenida de un cadáver. A pesar de los avances tecnológicos aún no existen córneas artificiales viables y perecederas. Afortunadamente en la actualidad contamos con medios de preservación de tejidos que nos permiten hacer el trasplante aun después de 6 días de obtener el tejido; hasta hace 10 años la cirugía debía realizarse antes de las 48 horas del fallecimiento.

La técnica consiste en tomar un fragmento circular central de la córnea donadora, habitualmente de 7.5 mm a 8 mm de diámetro y colocarla en la receptora, en la cual también se trepanó un lecho de igual o menor tamaño, se procede a la solución con nylon 10-0 para finalmente realizar un estrecho seguimiento hasta su altura.

Con frecuencia, el paciente que será sometido al trasplante es portador de catarata o glaucoma, pudiendo realizarse un doble procedimiento durante la cirugía. El mejor pronóstico lo tienen los pacientes portadores de queratocono. Sin embargo, son muchas las causas que pueden inducir a la opacidad corneal. La rehabilitación es de aproximadamente 10 meses. Antes se retiran las suturas. Se puede hacer hoy en día un procedimiento con Excimer Laser sobre la córnea trasplantada para corregir la ametropía inducida. La cirugía, dependiendo del caso, se realiza con anestesia local y es de tipo ambulatoria.

La Facoemulsificación es la técnica más moderna para el manejo de la catarata. Se realiza con un equipo de ultrasonido que vibra a 60,000 revoluciones por minuto, pulverizando la catarata (emulsificación). Su gran ventaja sobre la técnica convencional de cirugía de catarata manual (cirugía extracapsular) consiste en utilizar una incisión muy pequeña, de solo 3 mm, a través de la cual se realiza la cirugía y se implanta el lente intraocular que a la vez deberá ser flexible para poder pasar por la incisión pequeña.

Otras de las grandes ventajas de la técnica es la rehabilitación precoz pues el paciente no requiere de cuidados especiales. Hoy en día la cirugía de catarata con Ultrasonido (Facoemulsificación) tiene un porcentaje de éxito del 99 % o más, en manos entrenadas, realizándose en forma ambulatoria, con anestesia tópica (gotas) local. El tiempo promedio es de 10 a 15 minutos por procedimiento.

Existen diferentes tipos de laser en aplicaciones oftálmica. El Excimer Laser fue diseñado para el tratamiento quirúrgico de los diversos defectos de refracción ocular como la miopía, hipermetropía y astigmatismo. Este láser se aplica sobre la córnea con el fin de modificar la curvatura de la misma y cambiar así su poder refractivo.

El Excimer puede aplicarse directamente en la córnea intacta, dicho método se llama Queratectomía Fotorrefractiva (PRK), o realizar previamente un corte lamelar corneal con el microquerátomo, aplicar en el lecho corneal el láser y recolocar el lentículo o lamela corneal en su sitio original (mediante LASIK). Este último método es el más recomendable pues el primero tiene la desventaja de causar un caos de opacidad corneal (haze) en el sitio de la aplicación del láser.

El procedimiento quirúrgico se realiza simultáneamente en ambos ojos, bajo anestesia tópica (gotas oftálmicas). Dura aproximadamente media hora. No se parchan los ojos y se recomienda permanecer el mayor tiempo posible con los ojos cerrados las primeras 24 horas. La cirugía es ambulatoria, esto es que después de la misma el paciente se va a su domicilio.

El Objetivo es permeabilizar el conducto lacrimonasal y así restituir el paso de la lágrima hacia la orofaringe. Dicho sondeo se realiza con sondas de diferentes calibres las cuales se hacen pasar a través de las vías lagrimales de excreción hasta el conducto lacrimonasal. Es recomendable realizar el sondeo de vías lagrimales en los niños antes del primer año de edad, pues ya osificados los huesos de la raíz resulta prácticamente imposible su permeabilización. La cirugía se realiza bajo anestesia general y dura aproximadamente 15 minutos.

Conocido popularmente como “bizquera”, se caracteriza por la desviación involuntaria de los globos oculares. Dicha desviación puede ser hacia adentro, afuera, arriba o abajo. Puede manifestarse desde el nacimiento o bien puede ser adquirida como consecuencia de una enfermedad sistémica como: Diabetes mellitus. Es recomendable examinar al paciente estrábico lo antes posible, para determinar la causa de su desviación y así recibir oportunamente el tratamiento adecuado. Existen diferentes formas de tratar el estrabismo: anteojos, cirugía, rehabilitación visual. La cirugía se realiza baja anestesia general y dura aproximadamente una hora.

Esta es una cirugía que se realiza en la vía de drenaje de la lágrima. Lo que pretende es comunicar el saco lagrimal (reservorio de la lágrima), con la fosa nasal a través de una osteotomía (resección ósea). Generalmente esta cirugía se realiza en adultos.

La indicación quirúrgica es en lo casos en que el conducto lacrimonasal se obstruye totalmente no permitiendo el paso de la lágrimas a la orofaringe, por lo tanto la lágrima se retiene en el saco lagrimal, favoreciendo a la proliferación de bacterias, causando verdaderos abscesos en el saco, acompañándose de lagrimeo abundante, lagañas y dolor variable.

Este cuadro clínico se llama Dacriocistitis. La cirugía se realiza bajo anestesia general. Dura aproximadamente una hora con 15 minutos.

Es un estudio rutinario en los pacientes candidatos a cirugía refractiva (LASIK) y en el control de patologías corneales ectásicas. Puede emplearse en sus dos modalidades las cuales son: la Ultrasónica Computarizada y la óptica. El objetivo de este estudio es saber con la mayor exactitud posible el espesor corneal del paciente y decidir con los resultados obtenidos si es susceptible de ser tratado quirúrgicamente, o bien para seguir el control del adelgazamiento corneal en diferentes patologías oftalmológicas. El estudio dura cinco minutos, no requiere ninguna preparación especial, es indolora, no tiene ningún efecto secundario.

Es uno de los desarrollos más importantes en los instrumentos de diagnóstico en el estudio de las enfermedades corneales, particularmente en la cirugía refractiva.

¿Cómo funciona?

Proporciona un mapa de las diferentes curvaturas de la córnea con lecturas queratométricas en múltiples puntos de la misma. En este estudio se proyecta la imagen iluminada de una serie de círculos concéntricos sobre la córnea y el equipo computarizado transforma esta con los datos obtenidos en una imagen a color digitalizada. Actualmente pueden medirse mediante nuevos programas, los mapas topográficos de la superficie anterior y posterior de la córnea. Su aplicación en oftalmología es variada, siendo principalmente efectuada en pacientes candidatos a cirugía refractiva, adaptación de lente de contacto, lesiones traumáticas corneales, sospecha de queratocono subclínico y para seguimiento de pacientes operados de trasplante corneal. El estudio dura 15 minutos, es dinámico, indoloro y no requiere ninguna preparación especial ni anestesia tópica. No tiene ningún efecto secundario.

La tomografía de coherencia óptica (OCT por sus siglas en ingles) de alta definición (HD), de Car Zeiss Meditec, es lo último en tecnología existente para la valoración de las estructuras intraoculares como retina (mácula), nervio óptico y capa de fibras nerviosas, proporcionando excelentes imágenes de alta definición de las estructuras oculares, precisión entre los registros y una eficiente utilización.

Esta tecnología proporciona información de diagnóstico ocular nunca antes disponible. Con la OCT los especialistas pueden diagnosticar, tratar y manejar enfermedades vítreorretinianas. Este método de no contacto y no invasivo se usa para obtener imágenes en sección de la retina y representa un enorme avance en el diagnóstico y manejo de las condiciones de la retina.

La perimetría se utiliza para examinar los campos visuales periféricos y centrales. La técnica que se utiliza por separado en cada ojo mide la función de la retina, nervio óptico y la vía visual intracraneal. En la clínica se emplea para buscar o monitorear la pérdida o alteraciones del campo visual por enfermedades en cualquiera de estos sitios. Como la perimetría confía en las respuestas subjetivas del paciente, los resultados estarán en relación con el estado mental y visual del enfermo.

Este método automatizado de perimetría utiliza luces proyectadas en una cavidad con un método de prueba de umbral combinado (estático y dinámico), que la hace más precisa y comprensible. Se emplean diferentes programas según la patología que se está estudiando. Todo el sistema es computarizado, que lo hace un estudio rápido, reproducible y de alta confiabilidad.

El tiempo del estudio es variable según el programa solicitado, patología existente y estado visual y general del paciente.

No requiere preparación previa aparte de la instrucción correspondiente, es indolora y no tiene repercusiones o efectos secundarios.

Este método determina el grado de proyección de los globos oculares de las órbitas. El estudio se lleva a cabo con un equipo llamado, Exoftalmómetro de Hertel. Tiene varias aplicaciones pero una de las principales es como auxiliar en el diagnóstico y control del paciente con hipertiroidismo. Dura aproximadamente 5 minutos.

Este es un método de diagnóstico invasivo, que nos permite el estudio de las enfermedades vítreorretinianas y del nervio óptico, tiene particular relevancia en la retinopatía diabética. El método consiste en inyectar en una vena periférica del antebrazo una solución de fluoresceína (colorante verde) e inmediatamente tomar una serie de fotografías sucesivas del paso del colorante a través de los vasos retinianos.

Dicho estudio dura aproximadamente 25 minutos; es conveniente saber que la fluoresceína pigmenta transitoriamente la piel y mucosas y dicho colorante se elimina por el riñón y consecuentemente la orina se torna más oscura y que suele producir náuseas y prurito. Normalmente en 24 horas se elimina por el organismo.

El Ultrasonido Modo A y B son métodos ultrasónicos (ecográficos) no invasivos, que permiten la medición y el estudio del ojo y sus anexos (músculos que se encuentran en el ojo y órbita). El modo A o A Scan (A por amplitud) provee un despliegue monodimensional de los ecos del sonido emitida por un transductor que hace contacto con el ojo. Forma de espículas verticales de diferentes alturas y distancias de la señal inicial (transductor). Una de sus aplicaciones (modo A) en oftalmología es que nos permite medir el eje anteroposterior del ojo (biometría) y apoyados con la medición de la curvatura corneal (queratometría) y usando una fórmula teórica, se puede calcular el poder del lente intraocular que vaya a ser implantado durante la cirugía de catarata. El estudio se realiza con anestesia tópica (gotas oculares) y dura aproximadamente 10 minutos.

El modo B o B Scan (B por brillante) produce cortes de imágenes tisulares bidimensionales, compuesta de puntos coalescentes de varios grados de brillantez, dependiendo de la reflectividad de la fuente de ecos. Su aplicación en oftalmología es para determinar lesiones tumorales oculares, desprendimiento de retina, opacidades vítreas, anormalidades en el contorno ocular. Este método de diagnóstico es ideal particularmente en ojos con catarata avanzada y hemorragias masivas en vítreo, los cuales no nos permiten distinguir directamente el interior del ojo. Este estudio se lleva a cabo con anestesia tópica (gotas oculares) y dura aproximadamente 15 minutos.