Estrabismo
Conoce nuestros

Testimonios

Estrabismo

  • Lucía Díaz Contreras

    ¡Gracias IECO!
    En la guardería se le detectó que tenía un problemita de estrabismo, visitamos varios doctores pero no nos daban un diagnóstico preciso. Nos recomendaron IECO y nos dijo el doctor que si no se hace nada, podría tener problemas más adelante. A un mes de la cirugía podemos notar un gran cambio en nuestra hija.

    Lucía Díaz Contreras Estrabismo
  • Lizbeth Ku Uuh

    “¡En IECO solucionaron mi estrabismo!”
    Tenía más de 3 años que padecía estrabismo, me causaba muchos problemas para hacer mis actividades, me daba mucho dolor de cabeza y llegaba a sentirme incómoda todo el tiempo. Fue hasta que vine a IECO en donde me dijeron que tenía solución mi problema. Me había olvidado como era ver y Ahora estoy más motivada para mi próxima meta, estudiar psicología.

    Lizbeth Ku Uuh Estrabismo
  • Diana Paola Ortiz

    Ya puedo bailar y dibujar
    Tengo 9 años, comencé a tener problemas con la vista en la escuela y nos recomendaron venir a IECO. El doctor me diagnosticó estrabismo avanzado, pero que podía quedar bien. Gracias al doctor ahora puedo jugar, disfrutar lo que me gusta hacer y estudiar mejor.

    Diana Paola Ortiz Estrabismo
  • Aldo Carpizo Segura

    Gracias Doctor
    Somos de Campeche, detectamos que nuestro hijo tenía problemas para ver, forzaba su vista para realizar sus actividades. Nos recomendaron venir a IECO, y el doctor después de realizar unos estudios nos dijo que era estrabismo y sería necesaria una cirugía. Al principio tuvimos miedo, pero era por el bien de nuestro hijo. Gracias a Dios, y a la cirugía, ahora Zaid puede hacer de todo

    Aldo Carpizo Segura Estrabismo
  • Selene Ucan

    Creo que las manos de los Doctores, son las manos de Dios
    Desde mi nacimiento tuve estrabismo. Recuerdo que esto marco mi vida en la parte emocional. Durante la etapa escolar tuve que soportar las burlas de mis compañeros con apodos, llegó un momento en que le pedí a mi Mamá que ya no me lleve a la escuela. Decidí ponerle fin a esto y encomendarme en las manos de los doctores a una cirugía. Aunque confieso que tenia mucho temor que mi ojo no quedará bien. Cuál fue mi grata sorpresa en el momento que me retiraron el parche y al verme, me fue inevitable llorar de emoción por la felicidad. Siempre he pensado que las manos de los doctores son las manos de Dios. Fue tanta la huella que esto marco en mi vida que ahora estudio educación especial en el área visual.

    Selene Ucan Estrabismo